la liga rompe el suelo